La Quinta de San Pedro Alejandrino: la nueva casa de bodas en Santa Marta

Por: Luis F. Ospino

Aunque se puede decir que nuevo para la opinión pública, esta tendencia de alquilar la última morada del Libertador lleva alrededor de 8 años abriendo sus puertas a todos aquellos que deseen realizar una recepción histórica, elegante y de caché en la Quinta de San Pedro Alejandrino.

Image result for matrimonio del alcalde de santa marta en la quinta de san pedroEsta semana por Facebook se abrió un debate por una foto del alcalde de Santa Marta Rafael Martínez casándose en esa “casa de banquetes” cuya foto se proyectó sobre el altar de la patria, antes en el 2017 ya lo había hecho la presentadora Laura Benavides con el empresario y ex concursante del “Desafío”  Carlos Díaz Granados con la animación y la parranda festiva de Silvestre Dangond. ¿Por qué abrir una polémica cuándo unos pueden y otros no? ¿Por qué dirigir en una sola vía las responsabilidades de la “gravísima” falta de respeto hacia el altar de la patria cuando familias ilustres así lo han hecho con la complacencia de las mismas directivas de la Quinta?

Image result for matrimonio del reality del desafio con la presentadora
la presentadora Laura Benavides con el empresario y ex concursante del “Desafío”  Carlos Díaz Granados

Ahora que sale a relucir todo el festín romano que se hace en el Altar de la Patria, donde solo es repasar las páginas sociales de periódicos locales para darse cuenta de los matrimonios que alquilan el lugar como recepción, es cuando aparecen los golpes de pecho que callaron la voz cómplice de lo que allí se hace con complacencia de las mismas normas de Monumentos Nacionales donde se establece la conservación y explotación de esos espacios que como el Jardín botánico pueden ser abiertos para la recepción de esas clases de fiestas. La pregunta es, ¿qué si así lo permitan las normas, que tan cívicamente pueden ser aceptables que en cada metro cuadrado de un lugar histórico y de respeto puede ser utilizado para bailes y emborracharse? Hasta una página web ofrece esos servicios: www.zankyou.com.co, me imagino nada baratos para que solo puedan acceder aquellos cuyo presupuesto y ostentosidad les brinde el “privilegio” de figurar como una persona importante al lado de Bolívar, el parrandero.

¿Necesita la Quinta de San Pedro explotar económicamente estas áreas para poder sostenerse? ¿Cuánto genera de ingresos la Quinta de San Pedro en cada temporada de turistas? ¿Monumentos Nacionales no tienen los suficientes recursos para sostener el Altar de la Patria que se necesita volver la última morada de Bolívar una casa de banquetes? ¿En qué se invierten esos dineros, porque nunca se conoce un informe público de esos ingresos y egresos que se generan en la Quinta? ¿Santa Marta ya no tiene clubes de prestigio donde se puedan dar ese glamour todos aquellos que viven de la apariencia y de las selfies importantes?

Todo tiene su espacio, su lugar, así como en buena hora se quitó los conciertos que se realizaban en las puertas de la Catedral de Santa Marta, otro monumento histórico por ser la primera iglesia construida en tierra firma en América, ¿por qué no hacer lo mismo en la Quinta?    Zara Abello su directora, tendrá sus razones, sus conjeturas y sus conclusiones.

Lo cierto es que de esa foto del Alcalde donde para algunos es malo e irrespetuoso por ser la primera autoridad cívica y militar, es que nace una controversia sobre la importancia y preservación de nuestros monumentos y de la forma cómo se sostiene y mejor aún del informe que deben presentar sus directivas en ese roll que desempeñan como aporte de inclusión, incentivar la cultura y el estudio de la historia en las comunidades desfavorecidas, porque volvemos todo un escándalo nimio mientras dejamos pasar puntos importantes como es el estudio y valores que se deben tener hacia nuestros monumentos en las nuevas generaciones y tal es el caso de la Cátedra Bolivariana que quedó en letra muerta en los colegios por parte de la administración distrital y como no, en la misma Quinta. Donde  Bolívar en su última proclama no ha podido descansar tranquilo en el sepulcro, una; porque los políticos no se han podido unir para bien y dos, porque el reggaetón no es su música preferida ni mucho menos el estridente Silvestre y el olor del Old Parr lo revuelve con el aroma de la hipocresía que respiran los que se reúnen allí, al pie de su última morada desconociendo su vida y su historia, que al final al parecer es lo que menos importa al momento de alquilar el “salón de banquetes”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s