El asesino “invisible” que quieren instalar en Taganga

Taganga es un pueblo de pescadores a unos 10 minutos del casco urbano de Santa Marta, es conocido por sus atracciones turísticas naturales hermosas y espectaculares. Pero en las últimas décadas ha tenido un auge de abominación y perversión debido a la inmigración y la exclusión social.

Imagen relacionada

Taganga está rodeada de cerros invadidos por construcciones extravagantes y es allí en una esquina que colinda con la Sociedad Portuaria, exactamente en el punto conocido como punta voladero, que entre otras es bien aclarar que no obstaculiza su paisaje natural, donde se quiere instalar el Puerto de las Américas, un proyecto que estima una inversión de 12 millones de dólares y que persigue la expansión de la industria del aceite de palma en el departamento del Magdalena. Un puerto cuyos mayores accionistas son los reconocidos grupo Daabon, Dávila Abondano salpicados por Agro Ingreso Seguro; pero eso no es lo realmente importante, sino el personaje que a muchos les ha dado cantidades de billete, pero a otros los ha llevado a la muerte; como es el aceite de palma.

Un aceite que junto al de soja, son los más empleado en el mundo, no solo en la alimentación sino también en la industria cosmética, la de la limpieza o la decoración. Su consumo no es en absoluto recomendable por diversas razones, tanto de salud como de sostenibilidad medioambiental.

El aceite de palma es la grasa que se obtiene del prensado de la pulpa del fruto de una palmera africana llamada Elaeis guineensis o palma de Guinea. Esta palmera se caracteriza por su rápido crecimiento y el alto rendimiento de su fruto, así como por la agresividad respecto al entorno para captar los recursos. En sí el aceite de palma es más violento en la producción que en los daños colaterales de su exportación. Pero el daño ambiental que ha ocasionado en la otrora zona bananera que fue remplazada por la palma ha sido mayúsculo. La palma crea un fuerte impacto en el medioambiente donde provoca deforestación, ha afectado la biodiversidad y ha aumentado las emisiones de CO2.

El aceite de palma es una rica fuente de vitamina A y de vitamina E. Sin embargo, también es ‘una rica fuente’ de grasas saturadas (un 50% frente al 15% en promedio que contienen otros aceites), lo que lo convierte en un peligro para las arterias y el corazón. Pero además se trata de uno de los productos más controvertidos, puesto que numerosos estudios han alertado de sus efectos nocivos. El estudio estadounidense publicado en la revista ‘Globalization and Health’ en 2011 demuestra el vínculo entre el consumo de dicha sustancia y mayores tasas de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.  El aceite de palma conllevaba 68 muertes por cada 100.000 habitantes en varios países con bajo poder adquisitivo.  También se asocia con el cáncer, como lo revela el informe de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA, por sus siglas en inglés) publicado en mayo de 2016, en el que se advierte de que «el consumo reducido de aceite de palma, incluso si es reducido, es peligroso para los niños y un consumo frecuente pone en peligro la salud de todos».

Aunque el aceite de palma tiene varias ventajas para que las multinacionales lo usen la principal es su bajo costo y es que la palma aceitera se caracteriza por un rendimiento muy alto, factor que, unido a los bajos salarios de los trabajadores en los países productores, convierte este producto en una opción mucho más económica que sus potenciales sustitutos. Según investigadores a principios de la década del 2000 los fabricantes eliminaron de manera progresiva las grasas animales de sus cadenas de producción por ser dañinas para la salud y las sustituyeron por grasas hidrogenadas primero y por aceite de palma posteriormente. Millones de personas en todo el mundo compran productos alimenticios de marcas que con los años se han vuelto muy populares. Sin embargo, en la mayoría de los casos pasa desapercibido el hecho de que estos alimentos ocultan un peligro potencial para nuestra salud. Pero más allá aún, existen serias preocupaciones acerca del impacto social de la producción de este aceite, que está asociado a la apropiación de tierras pertenecientes a pueblos indígenas, ya que los fabricantes a menudo expulsan de sus territorios a comunidades autóctonas, generando conflictos.

Entre sus usos podemos destacar que lo mezclan con la harina para hacer pan de molde industrial para que dure más tiempo tierno. También se usa para todo tipo de aperitivos de bolsa, como patatas fritas, doritos, cheetos, etc. en la fabricación de margarinas y mantecas, También se añade a algunos productos lácteos como natillas, quesos fundidos infantiles -el petisuis-, todo tipo de bollería industrial y numerosos productos precocinados.

Además, se añade aceite de palma a muchos productos cosméticos, desde lápices de labios a cremas hidratantes, a los jabones de limpieza, por las características tensoactivas del ácido esteárico, y, finalmente, a las velas, donde aumenta el punto de fusión de la cera.

El puerto de las Américas aunque muchos quieren sacar provecho en pro o en contra de los beneficios que éste puede traer, estimo que la discusión se centra mucho más en la forma como los consumidores tengamos el derecho a escoger productos libres del aceite de palma. Por lo demás seremos cómplices por producir y exportar un asesino silencioso que dará dólar para algunos y cáncer a otros, en el triste mundo de los negocios donde la salud y el medio ambiente, poco importan.

Aquí les dejo algunos productos relacionados con el aceite de palma:

Entre los que se encuentran: Crema de cacao Nutella, Galletas Oreo, Galletas Tuc, Galletas La Buena María de Fontaneda, Chocolates Ferrero Rocher, Chocolates Kinder Bueno y Kinder sorpresa, Chocolates Kit Kat, Chocolates Mars, Chocolates Snickers, Chocolates Twix, Bombones de Lindt, Dulces M&Ms, Leche junior crecimiento de Nestlé, Pizza de Casa di Mama, Postre Donuts, Caramelos Sugus, Cereales, sabor yogur Special K de Kellogg’s, Margarina Tulipán, Margarina Flora, Doritos, Patatas fritas Ruffles, Crema de marisco de Knorr, Tortellini de queso de Knorr, Cereales Nesquik, Cereales Estrellitas de Nestlé, Postre tiramisú de Dhul, Masa de hojaldre de Buitoni, Bacalao rebozado Findus, Sobaos Martínez, Canelones de atún Maheso, Flautas de beicon y queso Azteca.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s